miércoles, 2 de diciembre de 2009

Píramo y Tisbe




Piramo y Tisbe eran dos jovenes de gran hermosura.Se enamoraron, pero sus padres no aprobaban su amor y les prohibieron que se vieran. Gracias a que vivían en casas contiguas podían verse a través de un pequeño agujero en una pared común a las dos casas les permitía hablar y besarse pero lo que ambos anhelaban era estar juntos, sin una pared que les impidiera abrazarse, por lo que acordaron escaparse y reunirse bajo una morera para posteriormente salir de la ciudad. Llegada la noche cada uno sale de su casa burlando a sus padres, Tisbe llega antes y es entonces cuando avista una leona, sigilosamente se esconde en una cueva, pero por el camino se le cae el velo que la leona encuentra, desgarra y tiñe con la sangre de su anterior presa. Cuando Piramo llega y ve el velo de su amada ensangrentado, cree muerta a Tisbe, por lo que con su propia espada acaba con su vida. Tisbe sale de la cueva y vuelve junto al árbol acordado, al ver que los frutos han cambiado de color por la sangre de Píramo, cree haberse equivocada de árbol pero encuentra el cuerpo sin vida de su amado y decide matarse con la misma espada con la que él se quitó la vida, la coloca bajo su pecho y se hecha sobre el hierro aún tibio por la sangre de su anterior víctima. Sus padres y los dioses se conmueven y permiten que sus cenizas descansen en una misma urna.

Otra versión, ya de la antigüedad tardía cuenta que primero se suicida Tisbe porque se ha quedado embarazada y teme la reacción de sus padres.