miércoles, 23 de noviembre de 2011

Belerofonte


Este héroe era hijo de Glauco(hijo de Sísifo) y Eurimede. Según la mitología, mató a uno de sus hermanos. El nombre de la víctima va variando según la versión. Delíades, Pirén o Alcímenes son los que se mencionan en las fuentes. Después de matar a su hermano acudió junto al rey Preto para purificarse. Allí, Estenebea, la mujer del rey, se enamoró de Belerofonte y, al verse rechazada por el héroe, contó a su marido que este había intentado seducirla. Cuando supo esto Preto, dio una carta a Belerofonte para que la entregara a Yóbates, en ella le ordenaba que  matara a ese canalla. Es así como Yóbates  encarga al héroe matar a la Quimera, pensando que moriría a manos de este monstruo. Pero Atenea ayuda al héroe entregándole un freno de oro con el que logra domar fácilmente a Pegaso y  el héroe logra abatir al monstruo desde el aire, montado a lomos del caballo alado nacido de Medusa y Poseidón. Después de esta hazaña, Yóbates le encargó combatir a los sólimos, un pueblo vecino que invadía constantemente sus territorios. Se impuso a estos y salió victorioso, luego lo enviaron a combatir con las Amazonas, también venció a estas y finalmente como no podía acabar con Belerofonte de ninguna manera, reunió a un grupo de hombres formado por los más valerosos de la región y tendió una emboscada al héroe a su vuelta tras la victoria sobre las Amazonas, pero tampoco tuvo suerte Yóbates en este nuevo intento de matar a Belerofonte. Tras esto comprendió  que Belerofonte estaba protegido por los dioses y decidió revelarle las intenciones de Preto mostrándole la carta en la que le pedía matar al supuesto amante de su mujer y le dio la mano de su hija Filónoe o Antlicia, según la versión. A la muerte de Yóbates, heredó su reino y tuvo dos hijos : Isandro e Hipóloco, y una hija Laodamia.
Finalmente, el orgullo invadió su alma y un día este montó su caballo alado y se dirigió a los cielos para comprobar la existencia de los dioses. Por su incredulidad y soberbia, Zeus lo castigó haciendo que Pegaso se desbocara y precipitara a su amo al abismo.