miércoles, 8 de abril de 2009

Hércules y Caco


Caco era un monstruo antropomórfico capaz de echar fuego por la boca. Quizá se le da esa capacidad por ser hijo de el dios del fuego Vulcano ( Hefesto para los griegos). Tenía atemorizada a toda la población hasta que un buen día  llegó a la región Hércules después de  robara el ganado del gigante Gerión. Caco le robó unas cuantas novillas  y las ocultó en la caverna en la que vivía, situada en la cima de una montaña que se encontraba a orillas del Tíber. Pero  cuando Hércules salió con su ganado a pastar y  uno de sus toros bramó obteniendo la respuesta de una de las novillas que había escondido Caco. Así el Alcida consiguió saber donde se encontraban. Llegó al lugar pero no conseguía apartar la roca que taponaba el acceso a la cueva. Después de intentarlo varias veces, decide desprender la punta de la montaña. Queda así a la vista el interior de la caverna, Hércules lanza contra Caco toda clase de objetos, Caco vomita fuego por su boca, luchan ferozmente hasta que finalmente Hércules estrangula al monstruo. Desde ese momento se le rinde culto en la región.