viernes, 23 de septiembre de 2011

Diana y Acteón


Una vez iba Acteón, nieto de Cadmo( fundador de Tebas), paseando por el bosque con su jauría de perros. LLegó a un lago en el que se bañaba Diana junto a las ninfas que la acompañaban. Cuando estas se percataron de que el joven las observaba, taparon todas a Diana con sus cuerpos, pero la diosa era más alta que todas ellas y aún así se le veía el pecho. Enfureció la diosa y convirtió al joven en ciervo. El cuerpo se le llenó de pelo, sobre su cabeza crecieron cuernos y su voz mutó, solo su mente permaneció inalterada. No sabía el joven si volver a casa o quedarse en el bosque, entonces se topó con su jauría de perros que no reconocieron a su amo bajo la apariencia de un ciervo y comenzaron a perseguirlo para darle caza. Finalmente lograron atraparlo y entre todos devoraron el cuerpo de su joven y desdichado amo.