martes, 27 de septiembre de 2011

Procris y Céfalo



Procris (griego antiguo Πρόκρις) era hija de Erecteo, fundador de Atenas, y   Céfalo, su esposo, era hijo de Deyoneo. 


Cuenta Ferécides de Leros que Céfelo decidió ausentarse durante ocho años de su hogar para comprobar la fidelidad de su esposa. Cuando volvió a su hogar, decidió poner a prueba la fidelidad de su esposa. Para averiguarlo, la sedujo disfrazado y así comprobó su infidelidad. Tras esto se reconciliaron, pero pasado un tiempo, ella también comenzó a sospechar que su marido le era infiel porque se ausentaba durante largo tiempo y por esto decidió seguirlo cuando este se marchó a cazar. En el bosque,al oír que él gritaba: " Néfele", salió del matorral en el que se escondía. Céfalo se asustó y la mató con una jabalina creyendo que era una fiera. 

Según Ovidio, Céfalo fue raptado por Eos mientras cazaba y aunque llegaron a tener hijos, Céfalo nunca olvidó a su esposa. Eos celosa, devolvió a Céfalo con su esposa, pero le dijo que podía demostrar que Procris iba a serle infiel. Céfalo entró en casa de Procris con un disfraz, con la intención de seducirla. Ella aceptó, por lo que quedó comprobado lo dicho por Eos.

Apolodoro cuenta que Procris se acostó con Pteleón a cambio de una corona de oro, pero fue descubierta en su cama por su marido. Una vez descubierta, la infiel huyó con Minos, al cual ayudó a curarse de su enfermedad genital. Agradecido, Minos le regaló un perro al que no se le escapaba ninguna presa y además una jabalina infalible. Ella le regaló el perro a su marido y, así, se reconciliaron.