lunes, 17 de octubre de 2011

Los pigmeos



Eran de estatura pequeña como su propio nombre indica( pygme en griego significa puño y es una medida de longitud que equivale a la distancia entre el codo de un hombre y sus nudillos). Se decía que habitaban algún lugar de África.

Es frecuente verles representados luchando contra las grullas con palos y lanzas o peleando contra ellos montados en cabras o carneros. Normalmente se les representa de manera cómica como pequeñas figuras regordetas y con genitales extremadamente grandes. En tiempos helenísticos se desarrolló un mito de transformación para explicar las continuas luchas contra grullas. Se dice que hubo una mujer Pigmea llamada Oinoe ( o Gerana) que no veneraba ni a Ártemis ni a Hera por lo que, como castigo, la habían transformado en grulla. Como Oinoe molestaba a los pigmeos cuando volaba alrededor de la ciudad en busca de su hijo pequeño Mopsos, ellos agarraron sus palos para espantarla.

Aparecen también como adversarios de Héracles. Mientras este viajaba por el norte de África de camino a las Hespérides, tras una competición con Anteo, se quedó dormido. Entonces los pigmeos intentaron atarle, de manera similar a como hicieron los liliputienses en los Viajes con Gulliverd, pero con menos suerte porque  Héracles se liberó sin dificultad, metió a los hombres en su piel de león y los llevó a su hogar en Grecia.