sábado, 19 de octubre de 2013

El Juicio de Paris



Todos los dioses estaban invitados a la boda de Tetis y Peleo, pero una de las diosas faltaba en su extensa lista: Eris. Muy enojada por semejante desprecio, se plantó en el banquete y sembró la discordia lanzando una manzana de oro que llevaba la inscripción καλιστῃ "para la más bella".

Zeus envió a Mercurio en busca de Paris, el príncipe-pastor. Creía que al vivir alejado de las pasiones humanas, era más imparcial.

Cada una de las diosas intentó convencer al improvisado juez ofreciéndole algo a cambio de la manzana de oro. Hera le ofreció tanto poder como deseara, o también el título de Emperador de Asia, Atenea le ofreció sabiduría o según la versión, la capacidad de vencer en todas las guerras. Por último Afrodita le ofreció el amor de la más bella entre las mortales, la esposa del rey de Esparta Menelao: Helena.

Paris eligió como vencedora a la diosa Afrodita y con ello desencadenó una gran guerra y la posterior ruina de su ciudad: Troya. Pues el rapto de Helena enfureció a su esposo que reunió a gran parte de los caudillos griegos y tras haber reunido un gran ejército sitió la ciudad hasta que consiguió por fin tomarla gracias a la estrategia que ideó Odiseo.

Algunas versiones dicen que  las diosas se desnudaron para mostrarle su belleza al mortal, otras que solo la diosa del amor se desnudó ante el príncipe troyano y por eso ganó y por último hay versiones que niegan que las diosas se hubieran desnudado.