lunes, 13 de enero de 2014

Los adjetivos: adjetivos de la primera clase



Hasta ahora en Mitoslogos habíamos visto la declinación de sustantivos y conjugación de verbos, pero no habíamos comentado nada sobre los adjetivos. Igual que en castellano, los adjetivos acompañan a un sustantivo y concuerdan con él en género, número y caso. Un adjetivo sin sustantivar solo puede realizar las funciones de Atributo o Complemento predicativo, además de complementar a nombres y pronombres.

En latín hay dos clases de adjetivos: los primeros se declinan siempre siguiendo la segunda declinación para los géneros masculino y neutro y la primera declinación para el género femenino, los otros siguen la tercera declinación en cualquiera de los géneros.

Los adjetivos de la primera clase tienen todos tres terminaciones, una para cada género que existe en latín. Como ya se ha dicho siguen la segunda declinación para masculino, la primera declinación para el femenino y la segunda declinación, modelo de los neutros ( igual que templum) para el neutro. Recuerda que en la segunda declinación, había una serie de sustantivos acabados en -er como puer y en -ir como vir que cambiaban ligeramente su declinación, lo mismo pasa con los adjetivos con la misma terminación como miser o pulcher.



                                                                   Singular

                                   
                                                                   plural




singular


Plural


Igual que pasaba en los sustantivos acabados en -er como magister-i, algunos adjetivos como el del ejemplo tienen una e en la raíz en los casos nominativo y vocativo singular que pierden en el resto de declinación. Para saber si un sustantivo perdía la e, había que fijarse en su genitivo, en el caso del adjetivo hay que fijarse en el femenino, si en este conserva la e, se mantiene (miser-a-um), si en el femenino no la conserva (pulcher-chra,chrum), tampoco lo hará en la declinación.

Para declinar un sintagma compuesto de sustantivo + adjetivo, primero hay que saber el género de ese sustantivo y hay que declinar el adjetivo en el mismo género que ese sustantivo porque ambos deben concordar en género. A veces el sustantivo y el adjetivo pueden tener la misma terminación, por ejemplo si coincide que el sustantivo es masculino de la segunda declinación y el adjetivo es de la primera clase (deus bonus) , pero no tiene porque ser así, por ejemplo cuando el sustantivo es de la tercera declinación y el adjetivo de la primera clase ( iustus rex).




Los adjetivos de la segunda clase se explicarán en el post de la semana siguiente.