domingo, 13 de abril de 2014

Versiones de mitos: Calisto



Calisto era una bella ninfa que formaba parte del séquito de la dios de la caza Ártemis y como acompañante de la diosa  había hecho el obligatorio voto de castidad. Pasaba largas horas junto a la diosa cazando en los bosques y otras tantas bañándose desnuda en el río y jugando con sus aguas. Tanto era el tiempo que pasaba junto a  la hija de Zeus que poco a poco se fue enamorando de ella. Primero creyó que sentía un amor fraternal hacia la diosa, pero no tardó en descubrir que su sentimiento hacia ella no era el mismo que hacia cualquier otra de sus compañeras.

Sabía que no podía tratar de seducir a Ártemis como mujer, por eso decidió disfrazarse de hombre. Disimuló sus pechos ciñéndolos con un paño, vistió una túnica y sobre ella se puso una coraza para fingir ser un soldado venido de otras tierras.

Vestida así se presentó ante Ártemis, la sorprendió bañándose en el río y esta se enfadó muchísimo. Se disculpó Calisto y le dijo:
 -"Perdone señorita, voy camino de la ciudad y me he perdido ¿ podría indicarme el camino?"

-Desvergonzado ¡no ve que me estoy bañando desnuda!-le dijo. Y Calisto se tapó los ojos. Ártemis se puso rápidamente su túnica y se acercó al joven. -Yo te acompaño, la ciudad está un poco lejos de aquí- le dijo.

Caminaron juntas un buen rato y antes de llegar a la ciudad Calisto besó a la diosa. Ártemis montó en cólera cuando Calisto se acercó para darle el ósculo y la transformó en Osa. Al ver su piel cubrirse de pelos corrió avergonzada a esconderse en una cueva del bosque. Salía de allí solo para observar a su amor imposible mientras cazaba pero un día Ártemis la vio y creyendo que era un oso cualquiera la alcanzó con su flecha. Zeus sintió lástima por la desdichada ninfa y la elevó a los cielos creando así la constelación de la Osa Mayor.