domingo, 3 de mayo de 2015

Teatro griego


Los orígenes del teatro, están íntimamente ligados con la danza, ritos y el culto a Dionisio. Este toma dos formas: tragedia y comedia.

En un principio se actuaba en una explanada, en las que se formaba un círculo alrededor del Coro y en medio se colocaba un altar destinado a los sacrificios para Dionisio.
Pero rápidamente empezó a llenarse, hasta tal punto que los últimos no podían ni ver ni oír la obra. Esto se solucionó con unas gradas de madera, que resultaron algo peligrosas, puesto que se caían.

Entonces tuvieron la idea de hacer los teatros a las afueras de la ciudad, en las laderas de las montañas, de forma que podían aprovechar la pendiente para hacer gradas y el eco que hay en esas zonas permitía que todo el mundo pudiera oírlo.

El teatro constaba del graderío, donde se sentaba el público; frente a esta la skene, donde se interpretaba la acción (el escenario); frente a la skené el proskenion de forma alargada que eran una serie de columnas superpuestas que hacían de decorado y finalmente había un circulo entre el graderío y la skené llamado orkestra que era donde actuaba el coro.

Las obras que se interpretaban se elegían mediante concurso.

Los temas de las tragedias solían ser mitológicos, porque al tratar temas conocidos por todo el mundo facilitaban la comprensión de la obra.

El coro es uno de los elementos fundamentales del teatro, pero poco a poco va perdiendo importancia hasta desaparecer.
Poseía las funciones de plegaria e invocación, de oración y participación en la ceremonia religiosa, además de ser el narrador.
Narraba tanto lo que se no se veía como lo hechos pasados o presagios de futuro. Además es el enlace entre los distintos episodios ya que estos se distinguen por la entrada y salida del coro.
Otra de sus funciones era comentar: son casi como la voz de la conciencia o experiencia.

Los griegos distinguían perfectamente el actor del personaje, por tanto un mismo actor podía hacer de más de un personaje, tanto es así que en un principio todos los papeles los realizaba un solo actor. Ésquilo introduce el deuteragonista, Sófocles el triagonista y Eurípides, en ocasiones, introduce hasta un cuarto personaje que no habla.

La vestimenta que utilizaban eran túnicas, tanto medias como cortas y mantos, además de esto utilizan coturnos para sobresalir sobre el coro, mascaras para definir al personaje y jugaban con los colores. Asi utilizaban los colores oscuros para personajes tristes, colores alegres para los personajes importantes y colores poco llamativos para el pueblo.

El público acudía en masa, todo el mundo tenía libre entrada, incluso las mujeres y esclavos, y pasaban toda la jornada en el teatro, desde el amanecer hasta el atardecer.