miércoles, 10 de junio de 2015

Las Moiras

The three Moirai (relieve de Alexander Von Der Mark)





En la mitología griega eran las encargadas de fijar el destino de los mortales. El nombre que reciben está relacionado con la palabra griega μορα que significa literalmente ‘parte’ o ‘porción’, y por extensión, porción de existencia o destino. Su equivalente romano son las Fata (Hados). También las  Parcas ( del latín parere que significa dar a luz) acabaron identificando se con estas, probablemente, por una falsa etimología en la que se pensó que Parca derivaba de pars (parte) equivalente al ya mencionado sustantivo griego μορα.

La mayoría de autores hacen referencia a tres Moiras. Homero, generalmente, se refiere a la Moira en la Ilíada. En la Odisea menciona a las hilanderas que podrían identificarse con las Moiras. Cloto (tejedora), Láquesis (repartidora) y Átropo (inflexible) son los nombres que reciben. Estos pueden sugerir un reparto de tareas: Cloto hilando, Láquesis determinando la longitud del hilo y Átropo cortándolo. Asimismo, Átropo puede ser la que domina sobre el pasado (pues es inalterable), Láquesis la que controla el futuro y de Cloto ejercería dominio sobre el presente.

En cuanto a su genealogía, Hesíodo en la Teogonía (verso 217) dice que son hijas de Nyx. Sin embargo, después (en el verso 903) las hace hijas de Zeus y Temis.

Reciben culto en muchos lugares del mundo griego y son numerosas los monumentos e inscripciones que lo atestiguan pero no tienen un papel importante dentro de los relatos mitológicos. Estos son algunos de los mitos en los que participan:
Según Apolodoro, ayudaron a Zeus en su lucha contra Tifón engañándolo para que comiera unos frutos que supuestamente lo fortelecerían pero que, en realidad, lo debilitaron. También participaron en la Gigantomaquia y mataron con mazas de bronce a los gigantes Agrio y Toante.

El día en que nació Meleagro ( según Higinio) o a los siete días de su llegada al mundo se presentaron en su casa y pronosticaron que el niño moriría cuando se consumiera un tronco que ardía en el hogar. Altea lo retiró inmediatamente del fuego con el fin de preservar la vida de su hijo. Años después se cumplió el pronóstico de las Moiras cuando la madre de este volvió a colocar el trozo de madera en el fuego en venganza porque su hijo había matado a los hermanos de Altea.

Ésquilo en su tragedia Euménides narra cómo Apolo emborrachó a las hermanas y las convenció para librar a Admeto de la muerte, a cambio, otra persona debía morir en su lugar. La única persona que estuvo dispuesta a morir en su sitio fue su esposa Alcestis.

Según Píndaro, las hermanas condujeron a Temis ( considerada en algunas versiones como la primera mujer de Zeus) hasta el Olimpo para convertirla en la esposa del dios.

En una versión griega atribuida al poeta Nicandro ayudan a Ilitia a retrasar el nacimiento de Héracles y son ellas quienes transforman a Galantis en comadreja por su engaño.

Por último haré mención a un relato que recoge Antonio Liberal sobre la cueva de Zeus. En esta historia las Moiras y también Temis se encargan de recordarle a Zeus que nadie podía morir en esa cueva pues era un lugar sagrado. En ella vivían unas abejas que habían cuidado del dios durante su infancia. En una ocasión entraron ladrones en busca de miel a la cueva. Los asaltantes llevaban armaduras para protegerse de las abejas pero cuando vieron los pañales y la sangre derramada durante el alumbramiento, sus armaduras se rompieron. Zeus quiso acabar con sus vidas por tamaña ofensa, pero hubo de conformarse con transformarlos en pájaros.