miércoles, 11 de septiembre de 2013

Coronis




Era una jóven muchacha de Larisa. Un día mientras se bañaba desnuda en un lago, la ve el dios Apolo y queda profundamente enamorado de ella. El padre de  la joven la había comprometido con un pariente y ella  siguiendo los designios de su padre se casa con él.

Por aquél entonces el cuervo era el pájaro encargado de informar a Apolo y tenía un precioso plumaje blanco. Pero cuando da esta funesta noticia al dios, este le maldice y tiñe de negro su plumaje.

El dios se siente engañado y mata a Coronis y a su amante aunque según la versión la encargada de matar a la infiel es su hermana Artemisa.

La apesadumbrada familia de la joven la coloca en la pira y es entonces cuando reaparece el dios para sacar del cuerpo sin vida a su hijo Asclepio y encomienda a Quirón su crianza y educación

Otra versión cuenta que Apolo sedujo a la joven cuando ella viajaba al Peloponeso junto a su padre. De esa unión nació Asclepio al que la joven dio a luz al pie de una montaña llamada Mirtio dónde lo abandonó. Allí el niño fue alimentado por la cabra de un pastor llamado Arestanas y cuidado por su perro. Cuando el pastor vio al niño quedó sorprendido al ver la aurelola que lo rodeaba, no se atrevió a tocarlo.