jueves, 26 de septiembre de 2013

Orfeo y Eurídice

                Orfeo y Eurídice de Cervelli.

Según la mitología era muy diestro tocando la lira, que le fue entregada por  Apolo, su padre según Apolodoro si bien no tiene claro si es el dios o Eagro. También varía de una fuente a otra el nombre de su madre: Calíope según la versión más extendida o Clío.


Se casó con Eurídice y fue muy feliz con ella, hasta que un Aristeo intentó violar a su esposa. Mientras ella huía de su agresor la picó una serpiente y con su veneno la mató .

Otras versiones, como la de Ovidio, señalan que la serpiente mordió a Eurídice mientras paseaba tranquilamente junto a otras ninfas.

Entonces Orfeo lloró su muerte día y noche, hasta que decidió descender al Hades, en busca de su amada.

Se presentó ante Hades y le pidió con un bellísimo canto que le devolviera a su esposa porque a pesar de haber intentado superar su muerte no había podido.

Cuentan que el mismo Hades se detuvo a escucharle, que las torturas se interrumpieron, que todos encontraron un momento de paz durante la visita de Orfeo. Sísifo, condenado a subir una piedra hasta la cumbre de la montaña una y otra vez, detuvo su marcha; los buitres que torturaban a Prometeo desgarrando sus entrañas se posaron en el suelo y Tántalo, quien jamás podría saciar su hambre o su sed, rompió a llorar olvidando sus necesidades. Tal era la belleza de aquél sonido que los señores del inframundo, Hades y Perséfone, se apiadaron de él.

Decidieron devolver a la vida terrenal a Eurídice, con la condición de que ella caminara detrás de Orfeo y que ninguno mirara hacia atrás durante todo el trayecto.

El viaje fue difícil y lleno de penurias, cuando estaban a punto de llegar a la salída Eurídice suspiró aliviada y Orfeo se giró para ver a su amada, incumpliendo así el trato y Eurídice volvió al mundo de las sombras.



Orfeo y Eurídice de Peter Paul Rubens

Orfeo y Eurídice de Michel Martin  Drolling