jueves, 21 de noviembre de 2013

Eurínome





En la mitología griega, era una de las Oceánides, hijas de Océano y Tetis (no se trata en este caso de la célebre madre de Aquiles). Además de su unión con Zeus nacieron las conocidas Gracias o Cárites.

Se dice que cuando Hera arrojó desde el Olimpo a Hefesto, irritada por haber dado a luz a un hijo minusválido, esta lo acogió y lo crió a orillas del río Océano con la ayuda de Tetis, su madre.

A menudo se la identifica con una titánide que reinó sobre los Titanes junto a su esposo Ofión  antes de que lo hiciera Cronos, pero cuando este se alzó contra el poder establecido, Rea la arrojó a las profundidades del Tártaro o, según la versión, del mar.

Robert Graves además en su obra the greek myths la incluyen en el mito de la creación del mundo pelasgo ( pueblos pre-helenos).
En él la diosa nace de Caos, comienza a danzar y tras de sí deja un ligero viento, se da la vuelta y coge un puñado de ese aire, lo frota entre sus manos y de allí surge la serpiente Ofión. Sigue bailando y sin la ayuda de varón alguno queda embarazada.

Transformada en paloma pone un huevo, sobre el que se enrosca Ofión y, al eclosionar, de él surgen  el sol, la luna, las estrellas, los planetas, los ríos, montañas, árboles, plantas y animales.

Euríome y Ofión se establecen en el Olimpo y gobiernan el universo, pero este irritó a su esposa al otorgarse el mérito de la creación del mundo y ella le desterró al Tártaro.

Por último hizo surgir del suelo de Arcadia al primer hombre: Pelasgo.