martes, 7 de abril de 2015

Acis, Galatea y Polifemo


   Polifemo sorprendiendo a Acis y Galatea (1866), de la Fontaine Médicis,
Jardín de Luxemburgo, París.
                                       


Cuenta Ovidio en sus Metamorfosis que el cíclope Polifemo se había enamorado de la nereida Galatea pero su amor no era correspondido porque ella amaba al joven  Acis (tenía 16 años según Ovidio), hijo de Fauno y de la ninfa Simétide( Ovidio, Metamorf. XIII 750).


En la obra, Galatea le refiere la historia a Escila. Le cuenta que Polifemo se había enamorado de ella y desde entonces se cuidaba y acicalaba (se peinaba, recortaba su barba,etc.) con el fin de agradar a la nereida pero no conseguía atraer la atención de su amada. Pese a todos los esfuerzos del cíclope, el odio que ella sentía hacia él, podía equipararse al amor que sentía por Acis.

Polifemo subió, seguido de su rebaño, a una colina  para cantarle a su amada todas sus bondades como esposo. Comienzó con una descripción de Galatea y  luego le enumeró todo lo que le podía ofrecer: una cueva en la que no pasará ni frío ni calor, frutos de toda clase, un rebaño enorme, etc.
Sigue describiendo sus propias virtudes y acaba preguntándose por qué ella prefiere al joven Acis.


Cuando al fin vio al muchacho, celoso de él, lanzó contra Acis la cima de una montaña. Esta cayó sobre el joven y lo mató. Galatea pide entonces  auxilio a los dioses y estos transforman la sangre que brota de Acis en un río.


Este mito sirve de inspiración para el poema Fabula de Polifemo y Galatea de Góngora además de a la pieza musical de Händel  Acis, Galatea y Polifemo.

Góngora ya no pone el relato en boca de Galatea sino de un narrador que cuenta la historia a un cazador.

Introduce además algunas variaciones en el argumento del mito. En primer lugar, narra cómo se conocen Acis y Galatea. El joven la encuentra dormida en el bosque y le deja unas ofrendas (manteca, miel y almendras) y se aleja. Ella despierta y al ver los regalos busca a quien se los dejó. Cuando encuentra a Acis, en un primer momento el finge estar dormido.

Además de eso, en su poema, Polifemo desconoce el amor entre Galatea y Acis y lo descubre por casualidad cuando lanza una piedra contra unas cabras que se están comiendo sus vides. Quiere el azar que la piedra caiga muy cerca del escondite de los dos amantes. Al creerse descubiertos, salen de su escondite y es entonces cuando el cíclope descubre la relación entre su amada Galatea y el joven Acis.




Acis y Galatea. (Alexandre Charles Guillemot)











0 comentarios: